Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

La ciudad hispanoamericana se construyó en base al barroco y al renacimiento a imagen y semejanza de las ciudades españolas. Según la normativa de Felipe II se reguló el trazado de las ciudades, así como las características que debían tener sus plazas. La plaza mayor como herencia del urbanismo colonial. A partir de la construcción de la plaza, era el espacio del cual derivaba el callejero y el plano de la ciudad.

El trazado de las calles era rectilíneo. 

El resultado funcional de la plaza es la presencia del poder religioso, a través de la catedral, basílica o iglesia mayor, en la plaza de armas.

En España la plaza se asocia al poder municipal, es por ello que muchos ayuntamientos están situados en la Plaza Mayor. 

En Latino América hay que añadir el poder de la corona como poder colonial y la presencia de la ecclesia como poder religioso, debido al asentamiento de los órganos de poder.

En España, el poder en general ya estaba instaurado mucho antes de las construcciones de las plazas en cada territorio importante pues bastaba con la construcción de las catedrales en los centros históricos más antiguos de todas las villas y ciudades como puntos de poder.