Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

Gran diversidad y peculiaridad derivada de las características geográficas y bioclimáticas del archipiélago. Tenerife, Gran Canaria, La Palma.

Condiciones oroclimáticas determinan su latitud subtropical con la presencia o ausencias de los vientos alisios que determinan fuertes variaciones geográfica entre las más orientales que tienen características desérticas, en cambio en las islas occidentales tienen mayor humedad.

Distribución espacial en bandas altimétricas. Relieve dominado por la verticalidad de las laderas de las montañas volcánicas y poca llanura costera  que funciona como una muralla y obstáculo  a los alisios húmedos del nordeste que descarga las lluvias o humedad en una sola zona altimétrica, ya que las lluvias son escasas en las llanuras costeras y en las cumbres volcánicas.

Vertiente o ladera que recibe los alisios - ladera de barlovento. Húmeda y fresca.

Vertiente o ladera que no recibe los alisios - ladera de sotavento. Seca y calurosa.

La regresión de paisaje agrario canario. El campo canario no pudo absorber el crecimiento demográfico, se produjo una emigración sostenida hacia América aprovechando la facilidad de las lineas marítimas. A partir del siglo XX el turismo ha favorecido el crecimiento del sector servicios y se ha abandonado las explotaciones agrarias convirtiéndose en suelo urbano.

Solo sobreviven los cultivos intensivos que permiten la exportación.

Disposición altimétrica de los paisajes agrarios canarios. Costa, medianías y cumbres.

Costa. Hasta los 300 metros de altitud. Zona húmeda, necesita menos regadío. Agricultura intensiva, también bajo plástico. Alta rentabilidad. Plátano, tomate, flores.

Medianías. Desde los 300 metros a los 800-1700 metros. Policultivos tradicionales y de secano para autoconsumo. Abancalamiento de las superficies. Cultivo: vid, papa y cereales. En proceso de abandono.

Cumbres. A partir de los 1700 metros. Suelen quedar por encima de la línea de precipitaciones. Poca vegetación en los picos. Los bosques se sitúan en los limites de las medianías. Ganadería ovina y caprina.

Los paisajes agrarios de Lanzarote y Fuerteventura se diferencias de las anteriores, por tener menor altitud, mayor aridez por su situación más oriental. Gran viento, se aprovecha la escasa agua disponible con la técnica tradicional "pumita". Suelos enarenados con color blanquecino que permite retener el agua. Cultivos sobre jable de roca volcánica con la que se recubre para proteger y suele se recubre con lapille. El lapille es volcánico pero con tonalidad negra, rodeados con muros de piedra.

Canalización de las aguas escasas con escorrentía hacia caballones de tierra volcánica que embeben el agua. Según la zona se llama gavia, natero o bebedero que sirve para almacenar el agua escasa.